Psicología de las masas y Redes Sociales

En pleno auge de Redes Sociales, con una fuerte explosión de información, apps, grupos de todo tipo, realidad virtual e influencers; me parece importante tener un cable a tierra que nos permita analizar el contenido que vemos de una manera crítica para entender, por ejemplo, a qué emociones está apelando algún anuncio o incluso analizar nuestra propia respuesta ante ciertos estímulos que los algoritmos de nuestras redes conocen a la perfección, tal vez más que nosotros mismos.

Y quién mejor para ser un cable a tierra, que el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud. En éste artículo me enfocaré en el libro de “Psicología de las masas y análisis del yo”, donde encontré varios paralelismos con redes sociales.

En primer lugar, una multitud o masa es un conjunto de personas que se integran ya sea momentáneamente o por un tiempo prolongado de manera organizada o desorganizada. Lo interesante es que Freud nos dice que un individuo básicamente pierde toda noción de sí mismo, individualidad y pensamiento propio cuando se integra una masa. ¿No hemos visto esto suceder en mil ocasiones?

Ahora, existen varios factores para determinar el nivel de compromiso que se tiene con la masa. El primero es la continuidad material y formal en la composición de la masa, por ejemplo, si siempre están y participan las mismas personas en un grupo de Facebook, entonces existe una mayor continuidad material y, por ende, las personas que integran el grupo se sienten más identificadas con él. La continuidad formal implica el desarrollo de las mismas situaciones por personas distintas, un gran ejemplo de esto son los “Challenge” en los que vemos a varias personas diferentes realizando la misma acción, por lo cual, se crea una masa momentánea que comparte del hecho de haber realizado el reto, ya sea por una buena causa, porque parece divertido o simplemente por formar parte de la masa.

El segundo factor es que cada uno de los individuos, debe tener una idea clara de la naturaleza, función, actividad y aspiraciones de la masa, ya que su afectividad depende de esto. Si pertenezco a un grupo conservacionista que busca reducir la tala de árboles, y cada miembro se le asigna una manera de ayudar, entonces se cumple con los requisitos que incrementan el compromiso y afecto de los miembros. Lamentablemente, lo mismo sucede con grupos conspirativos y con causas menos nobles, desde cyber bullying hasta tiroteos organizados online.

“La multitud es impulsiva, versátil e irritable y se deja guiar casi exclusivamente, por lo inconsciente. Los impulsos a los que obedece pueden ser, según las circunstancias, nobles o crueles, heroicos o cobardes, pero son siempre tan imperiosos que la personalidad e incluso el instinto de conservación desaparecen ante ellos.”

Sigmund Freud, Psicología de las masas y análisis del yo.

El tercer factor importante para elevar el nivel de compromiso de la masa, es su relación con otras masas que rivalicen con ella. El tener un enemigo común es un secreto (no tan secreto) de varios líderes políticos, porque ellos entendieron bastante temprano, que nada despierta las emociones de la gente como el desprecio a quien no pertenece a su grupo. Ya sea por factores raciales, económicos, sociales o ideológicos, al crear una masa que tenga rivalidad con otra, se genera una gran fidelidad entre los individuos.

El cuarto factor es el de contar con tradiciones, instituciones y usos propios. Por ejemplo, los grupos de extrema derecha que se han ido expandiendo en Estados Unidos y Europa, se organizan a través de fórums en Internet como 4chan y utilizan símbolos como la esvástica, banderas nacionalistas o símbolos militares. Han creado sus propias tradiciones al realizar festivales musicales de manera anual y hasta han acuñado a Pepe de Frog como su meme oficial.

Freud indica que cuando el compromiso del individuo con la masa es lo suficientemente elevado, éste pierde toda continuidad, conciencia, tradiciones y costumbres debido a su incorporación a la multitud. Pero no solo eso, sino que cuando aumenta la actividad emocional, disminuye la capacidad intelectual. Continuando con el ejemplo de los grupos de extrema derecha que son hijos, nietos o bisnietos de inmigrantes, es claro que el grupo ha apelado a una emoción fuerte de ira o a la rivalidad con un grupo adverso, y han anulado su capacidad intelectual de darse cuenta que, en la mayoría de los casos, ellos mismos son lo que dicen odiar con tanto fervor.

“Los sentimientos de la multitud son siempre simples y exaltados. De este modo, no conoce dudas ni incertidumbres.”

Sigmund Freud. Psicología de las masas y análisis del yo

Otros factores a tomar en cuenta para nuestra identificación con las masas son la sugestión y la idealización.

La sugestión es definida como la influencia que algo o alguien provoca sobre la manera de pensar o de actuar de una persona, que hoy encontramos personificada en los influencers. Como su nombre lo indica, ellos se encargan de “influenciar” a sus seguidores, la mayor parte de ellos se venden como líderes de opinión que paradójicamente, no tienen muchas opiniones sobre nada y se encargan de vender los productos de sus sponsors. Cabe mencionar que también existen influencers que utilizan sus plataformas como una manera de mostrar su realidad, que impulsan la justicia social, cuidado ambiental o el crecimiento personal, pero, son una minoría.  

En mi opinión, otorgarle un poder de sugestión e influencia tan elevado a determinados individuos es algo peligroso, sobre todo cuando su público adolescente es fácilmente manipulable y por naturaleza busca pertenecer a una masa.  

La idealización es la fijación por un objeto debido a que posee características que deseamos para nuestro yo. El ejemplo más claro de esto, lo vemos en la objetivación de la imagen femenina en toda la industria de la moda, pero ahora mencionaremos específicamente a las modelos de Instagram, que se presentan en lugares exóticos, con prendas extremadamente lujosas y proporciones físicas que parecen imposibles.

Éste estilo de vida representa al 1% de la población mundial, la mayoría de las personas en el mundo nunca tendrá el dinero suficiente para comprar un solo bolso Gucci de la modelo de Instagram, y, sin embargo, muchas adolescentes crecerán idealizando no solo ese estilo de vida opulento, sino a esa mujer objetivada cuyo único valor es su apariencia. La vida de ésta modelo muchas veces es falsa, las prendas alquiladas, los paisajes, la cara y la cintura; creados en Photoshop. Pero eso no evita que muchas niñas crezcan teniendo a ésta imagen como lo que Freud llamaría un “ideal del yo”.

Todos pertenecemos a varias “masas” a lo largo de nuestras vidas, desde nuestro grupo de amigos hasta grandes instituciones como la Iglesia, son masas. Las Redes Sociales facilitan la creación de varios grupos de personas con intereses afines en cuestión de segundos, facilitando la conexión entre todo tipo de personas en el mundo entero. Gracias a ellas, el mundo se enteró de injusticias y represiones en lugares remotos del mundo, sirven para visibilizar a quienes antes eran invisibles y para dar voz a los silenciados.

Pero por muy tecnológicos y avanzados que nos creamos, aún respondemos ante los mismos estímulos y nuestro sentido de pertenencia, heredado desde los ancestros de las cavernas, sigue ahí, casi intacto. Y es por eso que “Psicología de las Masas y análisis del yo” escrito en 1921 sique siendo tan cierto en 2022 como cuando fue publicado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s